Comentario crítico de Donde habite el olvido, Luis Cernuda.

1. Tema: Búsqueda de un lugar donde descansar del amor no correspondido, olvidar sus sentimientos.

2. Resumen: El protagonista desea desvanecerse y escapar del deseo en un sitio donde el amor no pueda hacerle más daño, donde no dependa de otra persona para ser feliz. Donde la ausencia y el olvido marquen ahora su camino.


3. Estructura: Podemos dividir el poema en tres partes según las ideas que va exponiendo el poeta.

La primera parte se extiende desde el primer verso al cuarto, donde hace una pequeña descripción del lugar en el que le gustaría estar.
La segunda parte podríamos componerla con las tres siguientes estrofas donde el poeta se traslada a lo personal, a lo sentimental. En esta sección nos habla de su pensamiento sobre el amor, el cual expone como si fuese una desgracia más que una alegría, y la dependencia o entrega total a una persona por enamoramiento. Expresa su anhelo por erradicar esta concepción del amor.
La tercera y última parte la he decidido establecer en las dos estrofas finales donde el autor hace una especie de conclusión. Aquí dice que ese lugar al que quiere pertenecer esté lleno de recuerdos lejanos, cercanos al olvido, para que no puedan hacerle sufrir más y pueda conseguir descansar y ser libre de estas ataduras.


4. Comentario crítico: Este poema pertenece a Luis Cernuda, uno de los autores más célebres de la Generación del 27 y caracterizado por ser el más becqueriano, el más romántico, el más sentimental y el más apasionado de la época. Nació en Sevilla en el año 1904, por lo que fue de los integrantes más jóvenes, y murió en México en 1963 tras su exilio debido a la Guerra Civil española pues su condición homosexual y su ideología republicana no tenían cabida en este país, lo cual tendrá una gran presencia en su trayectoria poética.


Donde habite el olvido es una de sus obras más famosas, donde se incluye el poema a comentar. Su nombre hace honor a un verso de Bécquer y, en ella, expresa presenta una poesía intimista y austera, con escasa adjetivación y en busca de la naturalidad; expresa su desolación ante el desfase entre sus anhelos y la realidad. En el primer poema de su obra, Cernuda nos habla de sus sentimientos más profundos y desafortunadamente dañados tras haber sufrido un desengaño amoroso de tal calibre que le hace desear la muerte, como podemos ver en la primera estrofa, pues el lugar que describe se asemeja bastante a un cementerio. El autor comienza a entender que el amor, por mucho sufrimiento que éste conlleve y muchos lamentos que produzca, seguiremos mirando a la persona amada como un ángel, idealizamos su existencia de tal forma que nos entregamos en cuerpo y alma ya sea correspondido o rechazado. Desde esta idea quiero empezar a hablar sobre los mitos del amor romántico, los cuales tienen mucha relación con el sentimiento de Cernuda ante su amado.


El ideal romántico de nuestra cultura ofrece un modelo de conducta amorosa que estipula lo que significa enamorarse "de verdad" y qué sentimientos han de sentirse, cómo, cuándo, y con quién sí y con quién no. Es este componente cultural, descriptivo y normativo, el causante de que se desarrollen creencias e imágenes idealizadas en torno al amor que en numerosas ocasiones dificulta el establecimiento de relaciones sanas. ¿Con esto que quiero decir? Que, tal y como hacía este autor, su amor sano no existía y él mismo era consciente de ello, pues lo conducía al malestar emocional hasta puntos verdaderamente preocupantes. Por ejemplo, existe la falacia de la entrega total, la cual podemos notar en la mayoría de sus poemas, y eso lo lleva a que su propia felicidad dependa exclusivamente de la persona amada y que no se sienta libre de ser él mismo pues su vida ya no es suya, está atado a un amor que, para más inri, no es correspondido.


A partir de esta idea, me gustaría declarar y defender que no hay que dejarse llevar por la belleza del amor romántico, pues no existe. Y si existe, debería ser erradicado ya que es el causante de la aceptación y la justificación de comportamientos violentos en las relaciones actuales. No hay que entregarse totalmente a nadie, no hay que depender de nadie, no hay que existir para nadie. No quiero decir que no podemos amar, claro que podemos. Es más debemos, pues el amor y errar son los símbolos más claros de la humanidad. Pero el amor propio es importante, y hay que saber encontrar la felicidad en nuestro interior y cultivarlo. Porque si no nos queremos bien, ¿quién lo hará entonces?

Comentarios

Entradas populares